Mindfulness para niños y niñas: ¿Por qué es beneficioso y cómo practicarlo?

El otro día tuve la gran suerte de asistir a una charla y meditación con Abhay Tulku Ripoche, un monje budista perteneciente al linaje del líder espiritual Dalai Lama.

Yo no soy budista, ni tan siquiera religiosa,  pero si soy muy espiritual y comulgo con muchas de sus ideas, creencias y prácticas. Fue un autentico privilegio verle, escucharle y sentir su energía de calma y paz.

Sentí muchas cosas pero me llevé grandes reflexiones:

  • La primera es la serenidad, la calma, la paz, cuidaba cada detalle con una sonrisa como si cada movimiento fuera un regalo. Había llegado tarde pero preparó su ropa, el altar y todo con esmero, con pausa. Y eso justo fue lo que transmitió. Esto me hizo pensar en como me muevo o reacciono yo cuando llego tarde.
  • Cuando hay interés en mejorar este mundo, te das cuenta que da igual si lo decimos los psicólogos, los médicos, los maestros, las familias, un monje budista o el papa, al final todos estamos de acuerdo en que mantener nuestros momentos de reflexión, de consciencia, de respirar, de conectar, de soltar, pensar en positivo, agradecer, nos beneficia a nosotros mismos y a los que nos rodean. Por eso no entro en religiones, ni en creencias entro en la meditación como parte de un proceso vital.
  • Equilibrio Mente-Cuerpo. Si el cuerpo descansa cuando dormimos ¿Cuándo descansa la mente? Os imagináis la respuesta verdad.

Tuvimos oportunidad de preguntarle, mi pregunta como no podía ser de otra manera, fue dirigida a como iniciar la meditación a los niños y niñas desde su cultura y creencias.

Me encantó confirmar que la respuesta fue la misma que yo diría a las familias que me preguntan, dando ejemplo, si nos ven, ellos lo harán.

Para la infancia su lenguaje es el juego y es a través de este como entraran en la práctica con entusiasmo y positividad.

Estos son solo algunos de sus beneficios:

  • Aprenden a observar y reconocer sensaciones y pensamientos molestos, a gestionar el estrés.
  • Ayuda a la concentración y la memoria.
  • Equilibrio emocional, calma y paz.
  • Conectar con su mundo interior y exterior, mejorando las habilidades sociales.
  • Mejoran la resolución de conflictos, el autocontrol.
  • Adquieren más aceptación y autocompasión.
  • Reconocen sus emociones y pensamientos, mejorando la empatía y las relaciones con su entorno.
  • Aumentan el autoconocimiento y la autoestima.
  • Mayor relajación, sueño y calidad del sueño.

Cómo comenzar a practicarlo

Cualquier momento es bueno y no tiene porque ser mucho tiempo, ya sabemos que los niños no mantienen la atención por un largo periodo,  pero poco a poco irán creando un habito.

Recomiendo por las mañanas porque la mente está más descansada y nos servirá para afrontar el día de otro modo, pero cualquier momento y lugar está bien siempre que os sintáis a gusto y relajados.

Podemos comenzar con juegos sencillos y cotidianos de respiración, escuchar cerrando los ojos y luego ver que hemos escuchado, de observar los objetos que nos rodean y luego describirlos con detalle, cerrar los ojos y hablar de nuestro cuerpo, su posición, si tiene frío o calor, etc.

Os dejo tambien acceso a la Lista de cuentos y libros ideales para prácticar meditaciones en familia.  Muchos de ellos vienen con audios que por lo menos en nuestro caso nos ayudan mucho.

Tambien hay muchisimos videos y audios en internet que os pueden ayudar. Yo os dejo el mantra con el que meditamos con Abhay Tulku Rinpoche, fué increíble poder compartir esta experiencia en vivo con él y su energía.