¿Portear? Nuestra experiencia

Ya os he contado en varias ocasiones lo que significa el porteo para mí y como parece mentira que a día de hoy alguien ponga en duda los beneficios de criar en brazos a nuestros hijos/as.

Como madre inexperta, primeriza y sin ningún conocimiento previo que era , el Porteo salvó muchas carencias, angustias y ansiedades de mi puerperio y de la relación con mi peque.

Mi puerperio no fue fácil, ninguno lo es, pero yo estaba sola, por circunstancias mi marido y mi familia no estaba cerca y literalmente no solo me encontraba sino que estaba realmente sola con mi pequeño.

Y estaba feliz porque estaba con él y me sentía poderosa, pero mi pequeño no paraba de llorar y eso cada día iba mermando mis fuerzas. Lo intentaba todo, masajes, posturas, secador… y nada funcionaba.

Era Mayo y estaba deseando salir a pasear con él, enseñarle el mundo, pero cada vez que le ponía en ese capazo, era como si tuviera pinchos. Si íbamos al supermercado no podía comprar porque no podía llevar la cesta y a mi niño en brazos. Si cocinaba lloraba, si me duchaba lloraba, en fin él solo quería estar con mamá, pero mamá tenía que ocuparse de todo y no era superwoman, pero lo que si tenia claro era cual era mi prioridad y ese fue mi primer gran aprendizaje.

Cada lagrima de él eran una punzada en mi alma, pero no perdí la fuerza que me daba la felicidad de tenerle conmigo y rebusqué entre las ciento de cosas inútiles que había comprado o me habían prestado y allí estaba una mochila tipo fular de una marca que ni recuerdo, la probé y como si fuera magia, dejó de llorar.

Recuerdo esa emoción como si fuera hoy, como empecé hacerme fotos para que nunca borrar ese momento. Lo compartí con todos los que no estaban pero desde  la distancia sufrían por él y por mí.

Ahora desde la distancia y el conocimiento, la mochila no era lo más adecuado para un bebé de un mes,  miró atrás y pienso como le pude llevar así.  ¿Sabéis que fue lo más importante?  que esa mochila nos salvó de muchas cosas y no os podéis imaginar lo que significa para mí.

A partir de ese momento en el que mandé foto a mi marido con una sonrisa de oreja a oreja , salí a la calle con mi bebé dormido, en calma, los dos solos caminando durante horas.Necesitaba sentirme conectada a él y poder disfrutar y también atender a las responsabilidades, pero sobre todo sentir a mi hijo tranquilo.

Han pasado más de 4 años, en los que hemos descubierto juntos infinidad de dispositivos mucho más cómodos, ahora sé que no era lo mejor para llevar a un bebé de un mes, pero esa mochila heredada fue lo mejor que nos pasó en ese momento.

La crianza en brazos en increíble, sus beneficios emocionales, físicos y psicológicos son incalculables para todos. Por eso cuando alguien os diga que malcrías, que se acostumbran a los brazos, o cualquier otra frase desafortunada,puedes estar segura de que  estás haciendo lo correcto.

Después de mi experiencia como mamá porteadora y de recibir muchas consultas, decidí a hacer el curso de instructora de porteo para personal sanitario, impartido por APSIP y me dio muchas herramientas para ayudar a otras familias.

Por supuesto nosotros hemos seguido porteando y ni ahora con 20kg de niño vamos a renunciar a nuestros momentos de brazos y  abrazos.

Porque esa unión, cuerpo con cuerpo, es donde empezó todo y donde siempre  nos encontraremos para convertirnos en ese instante en un solo ser.

Y vosotras ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?

¿Tienes alguna duda?

¡Escríbeme!

Contestamos rápidamente para que sigamos en contacto.