Cuidarse para Cuidar ¿Cómo lo hacemos?

Cuidarse para cuidar, os sonara esto ¿verdad? Todas nos sabemos la teoría pero ¿Cómo lo hacemos?

Esto que parece tan sencillo y que tienes tan claro antes de ser mamá y que luego te parece imposible.

Cuidarse para cuidar

Cuando es pequeño te cuesta dejarle , porque no se queda todo lo bien que te gustaría, porque le das teta y no puedo dormir sin ella, luego empieza a crecer y te incorporas al trabajo  y no le dedicas todo el tiempo que te gustaría y no te vas ha ir al gimnasio?, porque está la casa patas arriba, todo desordenado, porque quieres jugar y también hablar con tu marido, y pensar en que ropa le pones mañana, en la de trabajo que has dejado sin hacer hoy y las de llamadas que no has devuelto…………. y miles de porque tengo que hacer y mil y una razones, que más que razones, diría que son muchas resistencias internas.

En los primeros tres años mi hijo me dediqué en cuerpo y alma a mi maternidad y no es que ahora no lo dedique es que soy consciente de la importancia que tiene reservar un tiempo para mi al día. La importancia de cuidarse a una misma.

Antes de ser madre, siempre había sido una mujer independiente, muy libre, bailaba, patinaba, leía, iba al gimnasio…..no digo que la maternidad te quite esto, te lo quitas tú misma.

Te metes en una espiral de trabajo, la casa, tu hijo y  todo lo que rodea a tu hijo pero, ¿Donde quedas tú?

Ese incomodo mensaje de que tenemos que ser madres perfectas, llegar a todo, hacerlo todo bien. Cuando lo importante es que aceptemos nuestras imperfecciones  porque también así nuestros hijos verán nuestra autenticidad.

No digo que no intentemos mejorar, pero sin obsesiones, sin culpas, permitiendo que la casa esté desordenada, que el trabajo no esté todo lo perfecto que nos gustaría o que tu hijo/a  hoy no se duche….. hay tantas cosas que exigimos que no son necesarias.

Lo realmente necesario es conectar con nosotras mismas, con la mujer que somos ahora y disfrutar de ese reencuentro.

Aproximadamente a los tres años los niños/as entran en una nueva etapa en la que sus procesos y necesidades  van cambiando poco a poco. Justo ahí yo también cambié.

Comencé a cuidarme, a hacer cosas que me hacen desconectar y disfrutar. Volver a bailar, a patinar, a estudiar, a salir de marcha con mis amigas hasta las 7 de la mañana, sin culpas, sin agobios. 

No os voy a decir que es fácil pero a día de hoy si os puedo decir que me siento más plena, feliz y orgullosa porque me dedico tiempo a mi a diario. Ese tiempo para nosotras tiene que ser sagrado por que no es solo tu hobby, es mas allá de todo eso, es desconexión, es alegría, son endorfinas , se liberan tensiones y te sientes mejor contigo misma, por eso no solo es importante para ti, sino para todos los que te rodean y te quieren.

Sé que es difícil hacer encajes de bolillos, porque esta vida va muy rápido y las obligaciones comen el espacio al disfrute, pero también creo que hay que ser franco con uno mismo, dejar de poner resistencias, saber poner limites y decir STOP, ahora es mi tiempo. Da igual que sean 10 minutos o 3 horas, lo importante es que los tengamos y poco a poco irá ganando peso.

Criar desde el respeto es un reto maravilloso pero también es agotador. Hasta hace poco la mayoría de las actividades eran para mi hijo y no hablo solo las físicas también las mentales. No quiero ser una mamá agobiada, estresada por no llegar a nada. No quiero que mi hijo crezca con el peso y la asfixia de que todo gira entorno a él.

Quiero transmitir a mi hijo que es lo mas importante en nuestras vida pero que su madre es una mujer que disfruta con otras cosas que también la hacen feliz. Vivir mi maternidad libre de culpas, cuidando y disfrutando de mi misma como siempre he hecho. No es fácil pero estoy en el camino.

Cuidarse para Cuidar...........................

¿Y vosotras como os cuidáis?¿Como os organizáis para cuidaros?

¿Tienes alguna duda?

¡Escríbeme!

Contestamos rápidamente para que sigamos en contacto.