¿Cómo y cuando empiezo BLW (Baby-led Weaning ?

El comienzo de BLW (baby led weaning)

Hace años cuando empezamos con BLW y se lo comentábamos a nuestras familias y amigos, recuerdo sus caras, baby led….qué? ¿Qué le dais trozos? ¡Estáis locos! ¡Ya está Bea con sus historias de crianza!

Recuerdo estar seguros de nuestra decisión, me había informado y pese al gran peso de la responsabilidad que conllevaba tomar una decisión así (cuando no había tanta información como ahora), tuve claro que era lo mejor.

Hoy después de casi 5 años puedo afirmar ha sido increíble y efectivamente los beneficios son muchos.

Pero no solo escribo esto para contaros lo maravilloso que es sino más bien para que tengáis toda la información antes de comenzar, ya que últimamente se habla mucho de BLW y no todas las informaciones son del todo correctas y pueden ser peligrosas, por eso siempre, siempre recomiendo leer mucho y dejarse guiar por profesionales y así evitar situaciones indeseadas (os dejo  lecturas recomendadas)

¿Cómo saber que está preparado?

De todos modos la señal más fiable de que tú bebé está preparado, es que él mismo empiece a meterse comida en la boca. Cosa que solo es posible si se le da la oportunidad de hacerlo.

Los bebés están programados para experimentar y para explorar. Aprenden, utilizan las manos y la boca para explorar todo tipo de objetos, incluyendo la comida. Si aprenden a comer con BLW les estarás permitiendo explorar y aprender, seguir el instinto de comer cuando estén preparados, al igual que lo hacen cuando quiere caminar o hablar.

Antes de comenzar BLW

*Nota: Para niños prematuros o bajos de peso, consultar con su pediatra

Muy importante:

Y no es por ser alarmista, pero es que cada vez veo a más bebés en la trona mal sentados, con un juguete o viendo la tele, quizás por desconocimiento o un mal asesoramiento hay cosas en el método que bajo mi punto de vista  son imprescindibles.

Atragantamiento:

Sé que esto es lo que más preocupa y agobia no solo a nosotros, sino también a las abuelas/os, tías/os, yo solo puedo contar mi experiencia pero cada familia y niño es un mundo. Creo que el riesgo de atragantamiento es el mismo que con cualquier cosa. Los bebés se llevan todo a la boca porque es su manera de explorar y aprender del mundo. Lo mismo hacen con los alimentos, con la diferencia que les preparamos adecuadamente y por supuesto no les perdemos ojo.

No os voy a negar que al comienzo me da daba un poco de miedo, creo que es un proceso natural, pero lo que no hay que dejar es que nos bloquee o nos impida superarlo.

El atragantamiento es una posibilidad pero no confundamos atragantamiento con las arcadas, que aunque impresionan en inicio, el proceso no es como el de los adultos y son más unas protectoras.

Las arcadas consisten en movimientos espasmódicos que alejan de las vías respiratorias los trozos de comida demasiado grandes el bebé abre la boca y empuja adelante con la lengua. En los adultos las arcadas aparecen cerca de la parte posterior de la lengua prácticamente es necesario meterse los dedos de garganta para provocarlas por el contrario en los bebés de seis meses el reflejo se dispara en una zona de la lengua mucho más anterior por lo que no solo aparece con mucha más facilidad que los adultos, por lo que los trozos de comida que los activan está mucho más alejados de las vías respiratorias. Los bebés activan del reflejo varias veces porque se ha metido en la boca demasiada cantidad de golpe o porque la lleva demasiado atrás aprende enseguida que no debe hacerlo. Pero si vemos que tose constantemente sin que salga comida, o no le sale ni la tos o simplemente sabemos que se está atragantando y está bloqueando sus vías respiratorias, hacer maniobra de desobstrucción.

Mi experiencia fue arcada al comienzo pero me mentalicé en que mi miedo no me llevaba a ninguna parte y confié en él y en su naturaleza, poco después el mismo regulaba perfectamente el alimento que ingería.

En el caso del lactante hasta 12 meses debemos colocar al bebé boca abajo, apoyado en nuestro antebrazo, o bien sobre nuestros muslos de forma transversal, procurando sostenerle la cabeza y con una mano sujetando su mandíbula. A continuación debemos darle 5 palmadas entre los dos homoplatos, con una vía de escape lateral, es decir, hacia el exterior, para evitar golpearle en la cabeza. 

¿Tienes alguna duda?

¡Escríbeme!

Contestamos rápidamente para que sigamos en contacto.